El mejor Superman, no el definitivo

Le ha costado 75 años y cinco intentonas, pero con El hombre de Acero (Man of Steel) Superman tiene al fin una película a su altura. Una cinta que está lejos de ser redonda pero que es tan épica, grandiosa, potente y excesiva como el icono sobre el que versa.

Todo empezó con Batman. Después de ver cómo Christopher Nolan recogió a Bruce Wayne de las cloacas cinematográficas (Batman y Robin) y lo convirtiera en el referente del género con su trilogía de El caballero Oscuro, Warner se empeñó en que hiciera lo propio con el personaje de cómic más conocido del planeta.

1371818038130supermanc4

Tras negarse una y otra vez, Nolan aceptó a regañadientes encargarse del proyecto. Pero con sus condiciones. Sería productor ejecutivo e idearía la historia con David S. Goyer, guionista de sus tres Batman, pero no se sentaría en la silla de director. Tras muchas idas y venidas, la china (o la lotería) le tocó finalmente en Zack Snyder, un director que ya había probado su buena mano con la épica desmesurada en 300 y con los superhéroes intensos en Watchmen. Un hombre que peleó por cazar a Superman.

Seguir leyendo en Público

¡Compártelo si te ha gustado!

Acerca de Denorio

Soy de Sevilla. Me gusta mucho Star Trek en todas sus versiones. Además de ir de cervezas y tapas, en mi tiempo libre disfruto mucho de la literatura universal, el cine y la música clásica, también me gustan mucho la música electrónica y la disco. Me encanta el cine de superhéroes; mi preferido es Superman, aunque John Carter ocupa un sitio especial en mi corazón.

Ver todas las entradas de Denorio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.