Ursula K. Le Guin: la ciencia ficción es una gran metáfora de la vida

Ursula K. Le Guin, uno de los nombres señeros de la ciencia ficción de todos los tiempos, nació en Berkeley (California) en 1929, hija de dos personajes célebres, el antropólogo Alfred Kroeber (1876-1960) y la escritora Theodora Kroeber (1897-1979), autora de Ishi, el último de su tribu, un clásico de la literatura etnográfica.

A sus 83 años recién cumplidos (el pasado día 21 de octubre), dotada de una mente privilegiada, Ursula K. Le Guin, pionera del feminismo moderno, continúa siendo una activa intelectual, con una opinión respetada sobre cualquier asunto y que, por ejemplo, ha encabezado una protesta contra Google por el uso de material con derechos de autor que se pone en la Red sin permiso.

Las primeras historias de la autora fueron rechazadas por los editores hasta que en 1962 comenzó a publicar en revistas. ­El mundo de Rocannon (1964) fue su primer éxito comercial y el primer peldaño de una carrera que tiene sus hitos en novelas como Los desposeídos, La mano izquierda de la oscuridad, El nombre del mundo es bosque o Un mago de Terramar.

Leer el resto del artículo en El País

¡Compártelo si te ha gustado!

Acerca de Denorio

Soy de Sevilla. Me gusta mucho Star Trek en todas sus versiones. Además de ir de cervezas y tapas, en mi tiempo libre disfruto mucho de la literatura universal, el cine y la música clásica, también me gustan mucho la música electrónica y la disco. Me encanta el cine de superhéroes; mi preferido es Superman, aunque John Carter ocupa un sitio especial en mi corazón.

Ver todas las entradas de Denorio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.